Los efectos del porno en el cerebro de los hombres

efectos porno en cerebro hombres

Es muy importante entender los efectos del abuso del porno en el cerebro de los hombres. No se trata de decir si es bueno o malo, sino de dar las explicaciones para que cada uno establezca sus propias conclusiones con la información que existe.

Si eres un consumidor asiduo de pornografía con este post Mario y yo queremos que sepas a que te estás enfrentando. Esperamos que te sirva para entender un poco mejor como funciona.

Gracias Mario por juntar toda esta información, ojalá os sirva.


Para entender cómo afecta el abuso del porno nuestro cerebro, es básico entender qué es la dopamina y cuáles son sus funciones, sexualmente hablando. Sólo me centraré en lo que respecta al sexo y a las adicciones. Es lo que nos interesa.

Qué es la dopamina, su relación en el deseo sexual (gran secretor) y lo nuevo

La dopamina es la hormona de la novedad y el placer, aunque esto último no es así del todo, es más bien con la búsqueda de aquello que nos produzca la recompensa, ya sea placer (sobre todo), bienestar, felicidad, amistad etc…  Y se basa en la anticipación y el querer algo (estudio). La recompensa final y los emociones que nos hacen sentirnos bien nacen después.

Juega un papel muy importante en nuestro circuito de la recompensa. Es la que nos empuja a volver a repetir ciertas acciones por el placer que nos ha dado al realizarlas o la que nos induce a hacer cosas simplemente por sobrevivir y que tiene su origen en los genes, que al final son los que mandan.

Hay varias funciones primitivas que producen por sí solas flujos de dopamina y dos de ellas son las más grandes secretoras de este neurotransmisor.

Me refiero a las ganas de alimentarse y a aparearse. Sin la dopamina que derrochan estas dos acciones, nos habríamos extinguido como humanos y no habríamos tenido el impulso de salir a cazar o de reproducirnos.

Otras áreas en las que es importante la dopamina es la amistad, el amor (no el sexo) y, como ya he dicho, la novedad.

 

CURSO GRATIS SOLO PARA HOMBRES

7 lecciones para Mejorar tus  tus Relaciones con Mujeres

Conviértete en un hombre irresistible entendiendo mejor a las mujeres y potenciando tu lado mas auténtico y masculino

100% privado y libre de spam

Todas estas acciones primitivas son denominados reforzadores naturales y, en lo relacionado a las drogas, son llamados químicos adictivos.

“La dopamina, hormona también del aprendizaje”

También es básica en el aprendizaje, ya que, si una tarea segrega la suficiente dopamina para que al cerebro le guste, entonces querrá volver a repetirla una y otra vez. Si el actual sistema de educación tuviera una respuesta dopaminérgica alta, seríamos adictos al estudio y sacaríamos todos puros 10 bien redondos.

Es simple, cualquier acción que produzca una liberación de dopamina, nos gustará y querremos volver a repetirla en el futuro. Cualquier cosa que no la estimule, no nos interesará tanto.

Está directamente relacionada, además, con las adicciones, tanto de drogas, videojuegos, porno y cualquier cosa que nos acabe obsesionando.

¿Te vas haciendo una idea de lo importante que ha sido y será esta hormona en el humano y en casi cualquier animal?

Hay que entender bien lo realmente poderosa que es la dopamina para que quede claro cómo nos mueve para ver vídeos porno tras vídeos porno.

el porno y el cerebro del hombre

El sistema de recompensa ¿Qué es? ¿Cómo funciona?

El sistema de recompensa es otra de las definiciones que tenemos entender y tener clara para llegar en profundidad a saber cómo afecta el porno y por qué nos podemos volver adictos.

El sistema de recompensa es la vía que tienen los genes (los jefes en todo esto) para tratar que de repitamos todas aquellas acciones que nos hacen sobrevivir como el comer o aparearnos y para ello libera dopamina (placer y deseo) y oxitocina (amor).

Y no sólo se activa con las acciones más básicas. Este sistema aprende y aprende, y busca permanentemente nuestro bienestar y todo aquello que interpreta que nos hace sentir bien, se activa y además facilita que las conexiones y los caminos que se han creado cerebralmente para dicha acción, se activen más fácilmente para hacerlo de nuevo.

A lo largo de la historia, nuestra manera de sobrevivir se basaba en huir de lo que podía matarnos o buscar nuestro bienestar para asegurarnos un futuro como especie. Por lo tanto, ¿cómo no íbamos a tener algo en nuestro cerebro que controlara todo esto?

Volvamos al porno y…

El efecto Coolidge y la incesante novedad

Sin el llamado efecto Coolidge, seguramente no habría pornografía, aunque es un poco atrevido decir esto de mi parte.

¿Qué es el efecto Coodlige?

El nombre se atribuyó en honor al trigésimo Presidente de los EEUU, Calvin Coolidge y refleja y explica en cierto modo este efecto.

Tanto la Primera Dama como el Presidente se encontraban visitando una granja de gallinas. La señora Coolidge impresionada por la cantidad de cantidad de veces que se estaba apareando el gallo en esos momentos, preguntó con cuánta frecuencia lo hacía – “muchas veces al día, Señora”- a lo que la Grace Coolidge contestó –“dígale esto al presidente cuando pase por aquí”-. La pregunta del presidente fue –“¿Se aparea con la misma hembra?”– a lo que le contestaron que no, que lo hacía con distintas gallinas. Entonces, de nuevo, dijo el presidente –“Dígale esto a la Sra. Coolidge”.

Básicamente, el efecto Coolidge es la predisposición que tiene el macho para aparearse de nuevo (y aquí viene el truco) con una nueva hembra.

¿Y esto por qué sucede?

Tiene que ver mucho con la dopamina, la novedad y con nuestra tendencia como humanos para reproducirnos para sobrevivir como especie. Lo llevamos escritos en los genes. Esa es nuestra meta y para ello nuestro cuerpo reacciona, para que, si hay una oportunidad para aparearse, no la desperdiciemos.

 

CURSO GRATIS SOLO PARA HOMBRES

7 lecciones para Mejorar tus  tus Relaciones con Mujeres

Conviértete en un hombre irresistible entendiendo mejor a las mujeres y potenciando tu lado mas auténtico y masculino

100% privado y libre de spam

Sirve tanto para machos como para hembras, pero con ciertas diferencias en el modo de actuar. Se puede ver en casi cualquier mamífero de la naturaleza.

  • El macho busca aparearse y para ello baila (como muchos pájaros hacen), muestra sus colores vivos, se pelea con otros miembros masculinos para ser el macho alfa.
  • La hembra busca los mejores genes posibles para asegurar que la descendencia sea más fuerte y mejor. Por eso elige al macho alfa ganador o, como decía en los pájaros, al más vistoso, al que mejor baila o similar.

Los humanos somos iguales, sólo que tenemos nuestras reglas sociales. Aún así, dentro de nuestros genes, en lo más profundo, tenemos ese objetivo primitivo.

Esto podría explicar muchos problemas que hoy en día están muy mal vistos y que provocan muchos divorcios, pero esto es otro debate al que no me quiero referir en este artículo.

Estudios en ratas para entender el efecto Coodlige

Se han hecho muchos estudios con ratas para entender este fenómeno. La situación se basaba en soltar a un macho con una hembra y ver qué iba pasando día tras día.

En los primeros momentos, el macho no paraba de copular con la hembra. Los tiempos de descanso entre cópula y cópula eran cortos, así como los tiempos de eyaculación.

A medida que iban pasando los días, esos descansos y los tiempos de eyaculación iban aumentando, hasta el punto de que el macho perdía el interés por la hembra.

¿Qué pasaba si en ese mismo instante se metía otra hembra en la jaula?

El macho reseteaba totalmente y actuaba como lo había hecho con la primera hembra. Se apareaba con la misma frecuencia que al principio, con eyaculaciones cortas. Pasado un tiempo, iba perdiendo el interés. Así podía estar el ratón hasta el fin de sus días.

tiempos eyaculación ratones

En resumen, esto es el efecto Coolidge. Va totalmente unido al sistema de recompensa y a la secreción de dopamina. Poco a poco se va produciendo menos dopamina con la misma hembra, pero en el momento en que hay una novedad nueva, ¡bum! Chorrazo de dopamina nueva.

¿Se puede asemejar esto a los humanos?

Sí, totalmente. En la base de este aspecto, somos iguales. Y, si nos referimos al porno, hay un experimento que lo demuestra igualmente (estudio).

En él se sometió a varias personas a ver 18 veces la misma película porno. Lo que ocurrió fue algo muy interesante, ya que todos los sujetos iban perdiendo el interés y el deseo sexual por la película cada vez que la veían.

Pero, ¿qué pasó al meter una nueva película en la décimo novena y vigésima vez? Reseteo total por la novedad de ver otra mujer y vuelta a la misma excitación sexual. El circuito de la recompensa se activaba y la dopamina volvía a circular en ella como si nada hubiera pasado.

estudio dopamina personas

De nuevo, si piensas ahora mismo que esto sólo ocurre en hombres, nada más lejos de la realidad, las mujeres también tienen el mismo efecto (estudio).

La pornografia es especialmente atractiva para nuestro sistema de recompensa, porque la novedad está a un click, junto con la nueva oportunidad de reproducirnos (el cerebro primitivo no sabe que estás delante de una pantalla) y, como bien sabes ahora, la búsqueda de novedad es muy dopaminérgica y es tan difícil que resiste a su imantada tentación…¡Somos yonkis de la dopamina!

Cómo afecta el porno al cerebro de los hombres

Traslademos esto ahora a la pornografía y voy a contar algo con lo que seguro te sientes identificado.

Imagínate la cantidad de dopamina que segrega el porno, las fotos y los vídeos que te mandan por el WhatsApp.

Ese accionador contínuo te hace tener dopamina casi permanentemente presente en tu sistema de recompensa y el mismo va trabajando y reforzando esa vía constántemente. El sistema de recompensa aprende también qué te da placer para que en futuras ocasiones lo identifiques y vuelvas a repetirlo para sentir esa recompensa que tanto te gustó.

Cuando ves porno, tu cerebro primitivo sólo piensa que tienes delante de ti un nuevo sujeto al que inseminar y te empuja a que lo hagas.

Pero vamos a empezar desde el principio y veamos cómo ha ido aumentando la dopamina en nuestro sistema de recompensa, hasta llegar a aturdirnos por la sobre estimulación.

¿Te acuerdas cuando eras pequeñito y sólo con ver un pedacito minúsculo del cuerpo de una mujer o de un hombre (sea cual sea el caso) te excitabas? Nuestra dopamina funcionaba muy bien. Cero problemas.

Un poco más creciditos, y si eras de los nacidos en los años 80, estaban las famosas revistas como la Playboy, la Víbora y alguna que otra más. La probabilidad de tener esas revistas y verlas no era muy alta e internet era un rumor raro. Nuestros niveles de dopamina seguían estando controlados. Se alteraban con aquellas revistas, pero nada serio puesto que no era muy continuado.

La llegada de Internet y el cambio en el porno

Con la llegada de internet, todo empezó a cambiar. Primero te bajabas casi la primera peli que veías en algún programa p2p como el eMule y la guardabas en tu carpeta de emergencia o de coleccionista, amasando una gran cantidad de películas en tu disco duro.

Lo hacías para tener horas y horas de placer sin necesidad de descargar más, porque ¿quién querría más porno con tantísimas películas descargadas? Pero no se tenía en cuenta la novedad y lo mucho que nos gusta.

Cientos de ellas en tu disco duro, pero, ¿cuántas veces volvías a ver la misma película? Una o dos como mucho y contando que las hubieras visto una vez ya.

¿Cuántas veces recurrías a la carpeta? Ni la volvías a abrir. Siempre volvías a internet porque inconscientemente querías actrices nuevas. Tu colección realmente no servía de mucho.

Y todo cambió de nuevo soberanamente con los portales tipo streaming con miles de vídeos a tu disposición en pocos segundos, en varias ventanas y a un click. La revolución absoluta. Se acabó el descargar películas y tu carpeta de porno pasó a otra vida. ¡Gracias, fue todo un placer! ¡Hasta nunca jamás! DEP.

 

¿Cómo empezaste a ver porno en este tipo de webs?

Seguramente no eras muy selecto en elegir. Casi con la primera que veías te bastaba, pero luego el tiempo de elección aumentaba e incluso inundabas tu ventana con varias pestañas para elegir la mejor. Te volvías más exquisito. La elegida para tu momento especial pasó de un minuto de tiempo de elección hasta más de 15 minutos.

Y, por supuesto, la industria del porno ha tenido que ir poco a poco modificando sus películas y dando al público lo que pedía.

Al principio, eran la mayoría sexo sin mucho juego de cámaras e incluso había una historia detrás pero luego se fueron centrando en escenas de sexo puro poco real y el butanero y el pizzero desaparecieron de las pantallas.

Los primeros planos se fueron metiendo en el orden del día y el contenido explícito cada vez era más hardcore, dominante y violento.

Se podría decir, entonces, que el porno ha ido cambiando porque nosotros, su público, con la tolerancia a la dopamina más elevada que nunca le iba pidiendo cosas más fuertes y fuera de lo normal.

efectos del porno en el cerebro del hombre

 

El exceso del porno, al igual que las drogas, tiene alto riesgo de convertirse en adicción

Y es que no es muy complicado en estos días que el porno llegue a convertirse en un problema para mucha gente. Nos rodea por todos lados y estamos a escasos segundos del click para ver a esa actriz que nunca habíamos visto.

Este estudio reveló que las drogas y el deseo sexual tiene la misma activación de células en el sistema de recompensa. En cambio, otras acciones, como comer o beber agua, tenían muy pocas similitudes en común con respecto a lo que activaba las drogas.

¿Será casualidad que muchos heroinómanos han dicho siempre que la primera vez que se prueba la heroína es como tener un fuerte orgasmo? Será mucha coincidencia pero algunos estudios indican que no, que el circuito de recompensa que se activa, como decía, es muy parecido (estudio).

Un estudio realizado a personas que no eran adictos al porno, las sometió a un experimento para ver cuánto tardaba el cerebro en cambiar y aumentar sus probabilidades de caer en adicción.

Se encontró que eran proporcionales los cambios a nivel cerebral, del sistema de recompensa y hormonal al tiempo de visualización; es decir, a cuanta más exposición al contenido sexual explícito, más se adaptaba el cuerpo, se volvía tolerante e incluso se activaba menos el cerebro y era más propenso a la adicción.

¿Cuáles posibles problemas puede llegar a tener el porno cuando uno se vuelve adicto?

Hay varias adaptaciones principales que son casi comunes en todos los adictos a la pornografía:

  1. La primera de ellas es simplemente el hábito. El ritual de la masturbación implica una velocidad, un tacto, unas sensaciones y excitación siempre igual con lo que tu cerebro se adapta y luego en una situación real, el cuerpo no responde porque no es lo de siempre y puede generar problemas de autoconfianza cuando se está con una mujer e incluso de disfunción erectil.
  2. Se desvirtúa el cómo debe ser una relación sexual con una persona. Es decir, una persona que ha sido “educada sexualmente” con porno, pensará que lo que ve es lo que hay que hacer en la realidad porque otra cosa no conoce. Este es un problema de muchos en los chicos jóvenes.
  3. En el ámbito hormonal, cambia radicalmente cuando vemos y nos masturbamos con porno contínuamente. Esto implica cambios en el aumento de la dopamina, creando mayor resistencia a la misma y a la pérdida de muchos receptores en las células nerviosas.

La tolerancia a la dopamina en la pornografía

Una sobre estimulación continua de la dopamina en nuestro sistema de recompensa y células nerviosas receptoras, puede llevar a un aumento de la tolerancia a la dopamina. Es decir, que para tener el mismo nivel de excitación que las primeras veces, necesitaremos mucha más dopamina.

Es lo que pasa exactamente con muchas drogas. Cuando se habitúa el cuerpo, vas a necesitar una dosis mayor de esa droga para poder sentir lo que sentiste la primera vez; ese placer y bienestar, cuando ya no es suficiente la excesiva dopamina que hay, empiezan la adicción y los problemas.

Las células nerviosas, abrumadas ante tanta dopamina, actúan “defendiéndose” disminuyendo sus receptores en un acto de decir “basta” con lo que se da una  desconexión.

¿Qué supone tener una tolerancia alta a la dopamina?

Llegar a este punto puede acarrear muchos problemas en el que se llegue a un estado en el poco o nada provoque un deseo sexual normal, incluso viendo porno.

Lo más habitual es que haya una desconexión cerebro-genitales y aparezcan problemas de erección que llevará a problemas de confianza, falta de deseo sexual, falta de entusiasmo por otras cosas y motivación, problemas para relacionarse con mujeres debido a esa poca confianza de poder llegar a tener un coito normal, depresión y/o problemas de concentración, entre otros.

El problema de la disfunción eréctil

En hombres, uno de los problemas más graves es la poca capacidad de mantener una erección cuando se está con una persona real y la facilidad de poder llegar a la erección cuando se está a solas con porno.

Cuando la adicción ya es tan grande que la tolerancia a la dopamina es muy alta y los receptores se han reducido por el exceso, es casi seguro que la conexión con los genitales estén afectados.

Los síntomas son muy parecidos en la mayoría de los casos, cuando un chico se dispone a acostarse con una chica. Todo va bien hasta que, a la hora de la penetración o cuando se pone el preservativo, sufre un importante “gatillazo” que no hay manera de que resurja.

Y si ya el hombre tiene un papel de por sí dado de no poder fallar, la masculinidad se pone totalmente en juego y uno mismo se cuestiona muchas cosas. Si es la primera vez que al volver al porno todo funciona correctamente, la adicción y la reclusión sexual en uno mismo se acentúa todavía más. Se acaba pensando, ¿para qué quiero mujeres reales, si en internet las tengo a todas?

Un estudio sobre la disfunción eréctil

Para hacernos una mejor idea, este estudio de 2011 hizo un curioso experimento enfrentando diferentes edades para ver quiénes sufrían más disfunción eréctil. Por un lado, estaba el grupo de los “mayores” (entre 40 y 80 años,no educados con pornografía 24h al día a un click) y los “jóvenes” (entre 18 y 40 años, que sí eran generación de porno rápido y de fácil acceso sin esperas).

Los datos, por obviedad, debían inclinarse a que el grupo de los mayores padecían más problemas de erección pero no fue así. La generación de edades entre los 18 y los 40 fue la que tenía entre un 14% y un 28% de problemas del total de su grupo en esa última década y entre un 13% entre los de 40 y 80.

Y la cosa no quedó ahí, porque, pasados los años, los datos aumentaban e iban a peor.

cómo vencer la adicción al porno

El curioso caso de un conocido

Voy a contar un caso de una persona a la que conocí un día y al que llamaremos Juan.

Juan era un chico bastante sano, comía muy fresco (carne, pescado, verduras y frutas) y casi ni probaba los productos ultraprocesados. Además, hacía deporte y se le veía en una condición física muy buena. Tenía el típico atractivo de chico fuerte y atlético. En definitiva, un tío guapo y sin problemas de salud o físicos.

 

CURSO GRATIS SOLO PARA HOMBRES

7 lecciones para Mejorar tus  tus Relaciones con Mujeres

Conviértete en un hombre irresistible entendiendo mejor a las mujeres y potenciando tu lado mas auténtico y masculino

100% privado y libre de spam

El caso es que, hablando con él y filosofando sobre la vida, me dijo que tenía problemas para mantener una erección con mujeres debido a un que estaba tomando Finasterida un medicamento para evitar la caída del cabello,  le habían avisado que podría provocar problemas de erección y que mucha gente se había quejado por ello.

Me sorprendí bastante y le empecé a preguntar por ese producto porque no me creía cómo era posible que vendieran eso, si sabían que provocaba efectos secundarios.

En ese momento no pensé absolutamente nada en que podría tener un problema con el porno, pero me fue contando muchos síntomas de los que he comentado antes: que sí pereza para conocer mujeres porque sabía que “eso” fallaría, sensación de vacío, apatía y más cosas, pero, sobre todo, la disfunción eréctil.

Los efectos de abusar del porno

Llevaba varios años así. Si mal no recuerdo, unos tres.

Entonces, fue en ese momento cuando le pregunté si veía mucho porno y me contestó que sí, a diario y varias veces. Además, me especificó que era su momento de desestresarse y olvidarse de los problemas.

Curioso, porque los hombres muchas veces nos masturbamos para desconectar del mundo cuando tenemos ansiedad, estrés o algo que nos marea la cabeza (como con las drogas).

Le conté a Juan un poco por encima todo lo que había aprendido del porno y cómo afectaba, y le pregunté si le apetecía hacer un experimento muy sencillo:dejar de ver porno y no masturbarse durante un tiempo. Aceptó. Me dio su Facebook y ahí quedamos en hablar.

El caso es que me olvidé de Juan y de su problema y al cabo de un mes, más o menos, mi compañero de piso se fue a verle a la ciudad donde vivía (no vivíamos en la misma localidad) y le dejé la tarea para que le preguntara si había dejado el porno un tiempo y si le había funcionado.

El cambio de Juan

Me contó que le cambió completamente y que, en menos de dos semanas, ya estaba teniendo relaciones completamente normales y sin problemas de confianza en las erecciones. ¡Guao! ¡Qué alegría me llevé! Y en ese momento pensé que tenía que escribir sobre esto y ayudar a más gente.

Lo malo de Juan es que no quiso dejar luego el porno (ahí se demostró su adicción) y como supo qué era lo que fallaba en su vida sexual, empezó a ver porno en cierta situaciones aún corriendo el riesgo de tener problemas de nuevo.

Efectos del porno en el cerebro de los hombres

Cada caso es un mundo y los problemas sexuales de una persona pueden ser fruto de otras muchas como el sobrepeso, sedentarismo, alimentación incorrecta,  falta de actividad, algún desajuste hormonal y muchas causas que habría que preguntar y profundizar.

Todo ello, más el consumo diario y excesivo de porno influye aún más.

Para reiniciar el sistema de recompensa, rebalancear la dopamina y volver a un estado sexual, hay que hacer un cambio de estilo de vida bastante grande y os aseguro que no es fácil porque, al igual que con las drogas, hay muchísimos accionadores que te impulsan de nuevo a la masturbación y al porno.

Cómo vencer la adicción al porno

Para que el reseteo sea el adecuado, tienes que ir poco a poco recuperando la normalidad en dos ámbitos:

  1. El ámbito cerebral-hormonal. Debes dejar de ver porno, imágenes, vídeos del whatsapp y cualquier cosa pornográfica. Con esto tus hormonas sexuales irán poco a poco recuperando su normalidad. Además el evitar masturbarse aumentará el éxito. Si no puedes o deseas masturbarse, baja la frecuencia todo lo que puedas y hazlo percibiendo tus sensaciones. Intenta evitar pensar y visualizar imágenes o recuerdos. 
  2. La otra mitad que hay que reiniciar es la rutina a la que está acostumbrado todo el cuerpo cuando te masturbabas. Es decir, ese momento en el que abres la ventana del navegador, esa soledad propia, la cadencia, el tacto, y acostumbrarte a estar con mujeres u hombres (sea cual sea tu orientación). Este punto es delicado porque se necesita de muchísima comunicación y confianza con tu pareja para que entienda el problema y os ayudéis mutuamente. Si no tienes pareja, es un poco más complicado todavía, pero, como se dice siempre, hablando se entiende la gente. Solo cuéntale a la persona con quien te vas a acostar lo que te ocurre, lo que puede pasar y como te tiene que ayudar. Aún así, en este último punto recomiendo visitar a un psicólogo sexual para que te oriente y te de unas guías. También puedes escribirme y te ayudaría.

Descarta problemas físicos

Además de esto y mucho antes, si crees que puedes tener problemas físicos, es necesario que rompas con la vergüenza y acudas a tu médico para que te den cita con un urólogo y te hagan todas las pruebas necesarias.

A partir de ahí, sí que se podría ir pensando en que el problema es por adicción a la pornografía.

Espero que te haya gustado y sobre todo te haya hecho replantearte muchas cosas. Si tienes cualquier duda o aportación puedes dejar un comentario más abajo y lo contestaremos.

Si piensas que le puede aportar valor a alguien por favor comparte este post y llegaremos a más hombres como tú. 

La foto del título

Click Here to Leave a Comment Below
Claudio Reply

Me ha gustado bastante este artículo y me he sentido identificado en muchas partes.

Yo personalmente utilizo la masturbación más que nada para desestresarme. Y de alguna manera seré adicto.

Todavía tengo pendiente hacer el reto nofap de un mes. Este otoño me pongo a ello.

También creo que la adicción al porno se debe en gran parte por la incapacidad de muchos hombres a conseguir una mujer. Prácticamente ningún hombre prefiere una pantalla a una vagina de carne y piel. En la era 2.0 veo que hay una mala distribución y unos cuantos machos son los que acaparan la mayoría de las hembras. Y esto es algo que se debería solucionar concienciando a la gente.

Un saludo

Jesús Reply

Muy buen artículo. Realmente cuando uno hace consumo del porno sin pensar en las consecuencias que puede llegar a tener es totalmente inconsciente de la realidad en la que vive y solo busca estereotipos sexuales difíciles de encontrar, se vive en una realidad distorsionada por lo que vemos.
Totalmente cierto que cada vez uno mismo se vuelve más exigente y busca el vídeo perfecto o las fotos perfectas para encontrar el culmen del placer.
Creo que es muchas ocasiones crea problemas de identidad sexual entre otros como se ha nombrado.
Me preocupa más que con la tecnología avanza tan rápido con el tema de gafas de realidad virtual, donde la experiencia lejos de ser una aproximación al acto sexual en sí, sea un sustituto como el porno de la actividad sexual entre parejas, que es lo que nos hace humanos en definitiva, y no animales que buscan simplemente el placer inmediato.

Un saludo

    Francisco Fortuño Reply

    Hola Jesús,

    Ma parece muy interesante el punto de la realidad virtual, la verdad que este desafío creo que se va a poner más difícil conforme avance la tecnología así que realmente necesitamos ser más conscientes de las necesidades que tenemos para no perdernos.
    un abrazo fuerte

Damned Reply

Excelente artículo, la irrupción de Internet en nuestras vidas ha provocado este efecto colateral, el tsunami de porno en nuestras pantallas a coste 0. La oferta se disparó de forma exponencial, la segmentación por categorías era un sueño inimaginable para un adolescente de la generación “Interviu” y “Lib” (Yo también peino algunas canas).
Ahora bien: ¿Esta adicción es causa o consecuencia?

Me explico: Sus consecuencias son devastadoras a todos los niveles (causa) tal y como el artículo refleja, pero quien llega a ese extremo lo hace por que falta algo en su vida(consecuencia).

El porno: ¿Complemento o sucedáneo? Para mi es obvio que en el segundo caso es un sustitutivo, una evasión, una parodia de la experiencia sensual/sexual real, algo a lo que el sujeto se aferra porque no halla aquello que anhela en su vida.

Dejarlo “porque si” es extremadamente dificil sin un buen plan, sin la “metadona” adecuada, descubrir esos estímulos y experiencias que nos generen bienestar en clave positiva y constructiva, el adicto a esto lo es porque quiere y necesita sentir algo, ya que en su existencia real ni siente nada ni tiene con quien sentir nada, ni sabe como conseguirlo. Por eso recurre a la pantalla.

Saludos y perdona por el tocho, son unas simples reflexiones en voz alta. Enhorabuena por el blog, me algro de haberte enocntrado y prometo volver.

trueman Reply

Buenas, no se de cuando es el artículo pero voy a pedir algo de ayuda, ya que justo ahora estoy en el proceso de dejar el porno y la masturbación….

Tu post me ha encantado, muchas cosas ya las había leído pero me mola la perspectiva, me he sentido muy identificado con tu amigo”Juan” ya que me pasó algo muy similar…

Me he pasado la juventud delante de la pantalla y meneandomela, así de sencillo… nunca pensé que fuese un problema, pero comía, me sentaba a hacer los deberes y era encender el pc y vamos que nos vamos, masturbación toda la tarde hasta que me iba a entrenar a las 8 de la tarde….

Me he dado cuenta de que lo husaba para desconectar y que se convirtió en una necesidad…

Evidentemente no era consciente pero esto me hacía tener apatía, mal humor, odiar de algún modo a las mujeres y desearlas mucho al mismo tiempo, estar siempre pensando en sexo y ahora lo veo, tenía un problema serio…

Me afectó en mis relaciones con mujeres, me atraían todas pero tarde mucho en tener sexo y cuando lo intentaba cómo dice el artículo, cuando me iba a poner el preservativo…. gatillazo, puedo decir que mi primera vez que debía haber sido algo bueno, me la reventó la masturbación.

Justo antes de hacerlo me masturbé dos veces y claro luego no hubo manera, bueno algo sí pero no disfruté nada, me hizo sentir odio por la chica que “no me ponía” pero en realidad no quería ni verla a ella porque me odiaba a mi mismo en ese momento… pero como digo…. yo no lo supe ver…

Era un obseso y al sólo pensar en sexo las mujeres lo veían y me decían que era un cabronazo que se me veía en la cara, me desesperaba por estar con una mujer, hacia lo que fuese y claro así no me comía un colín.

Con 19 encontré una pareja con la que por lo que sea el sexo iba de lujo y estuve una temporada sin porno, pero claro…. y ahora lo entiendo, vuelves a acostumbrarte a la hembra y tu cabeza te pide más… pues si, tenía pareja pero al tiempo me la c…… más que un mono…. y chupando porno. Recuerdo días de estudio en la carrera, Un tema y porno, otro tema y porno y así días enteros….

Así pasé un tiempo y le era infiel a la chica en cuanto podía….
pero bueno tampoco lo disfrutaba…. la verdad que quitando algunas chicas con las demás he disfrutado poco y creo que ha sido en la mayoría de los casos por el porno y la masturbación.

Tras esa relación, lo típico, estoy con toda chica que pueda porque necesito cambiar cambiar y me canso en cuando beso a la chica…. esto es normal?? Ahí empecé a cuestionarme si iba por el buen camino….

En fin que aunque lo he intentado y no paso actualmente tardes enteras viendo porno porque no quiero y me obligo a no verlo muchas veces, si que consumo de vez en cuando y cuando estoy nervioso o estresado más.

Tengo pareja y buenas relaciones aunque a veces noto bajones de libido, como si no me apeteciese el sexo y luego veo porno y tengo una erección.
Toda la vida la he pasado luchando con esta necesidad, siempre intentando no tocarme pero era algo superior a mis fuerzas como si alguien dominara mis movimientos y yo estuviese en un segundo plano sin poder moverme o hacer nada.

Buscaba en internet como tener el pene más grande, como satisfacer a las mujeres, como no eyacular y hacía ejercicios, eyaculaba pocas veces para aguantar más cuando estuviera con una chica, lo creo que me hacía mantener los niveles de dopamina aún más alto.

Lo pienso y siento miedo y vergüenza…

Y luego la mente que me engañaba y me decía, no eyacules por que sino luego no aguantaras con una chica, tenía libros de tantra en casa y era como una practica…. y además para no perder enegía.

Tantra sin pareja…. que se puede practicar pero el porno no esta de por medio claro…

Lo dicho, actualmente quiero eliminar el porno y la masturbación de mi vida totalmente, pero en cuanto me siento en el ordenador es como si lo tuviera en el subconsciente, como una rutina, noto la sensación de querer ver el porno, normalmente no hago caso, pero otras veces recaigo…

Además me quita tiempo para cosas que quiero llevar a cabo y me frustro cuando lo hago, por lo que no me renta la sensación de placer y deseo del momento y cuando decido parar, me pone hasta mal cuerpo por el tiempo perdido.

No sé si me podréis dar algún consejo más, alguien que lo haya superado y que no se masturbe nada de nada a menos que sea sexo real.

Quiero borrar de mi vida y sobre todo de mi mente las imágenes de porno que son demasiadas y empezar a estar libre de esa sensación.

Os doy millones de gracias por el artículo y espero que me deis alguna pista más para conseguir superar este problema.

Además me cuesta mucho hablarlo y este texto me esta ayudando a expresarlo de alguna manera y estoy sintiendo como si me quitase un peso de encima incluso sin haberlo publicado.

Un Abrazo a todo hombre evolucionante.

Con esto más que nada pretendo desahogarme un poco y

    Francisco Fortuño Reply

    Hola Trueman (hombre verdadero),

    Muchas gracias por compartir tu experiencia seguro que hay miles de hombres que han vivido situaciones similares.
    Te invito a que entres en la comunidad privada de Facebook y que compartas la historia, puedes copiar y pegar y seguro que allí muchos pueden apoyarte y compartir sus experiencias, aquí puedes pedir acceso y te aceptaremos. https://www.facebook.com/groups/hombresevolucionantes/
    Un abrazo fuerte y ánimo

Leave a Comment:

HAY UN CURSO GRATIS SOLO PARA HOMBRES:

7 LECCIONES PARA  MEJORAR TUS RELACIONES CON LAS MUJERES

x

APÚNTATE AL CURSO GRATIS

7 Lecciones para Disfrutar Plenamente tus Relaciones con Mujeres

En este curso aprenderás...

  • Cuáles son los secretos más importantes para mejorar tus relaciones
  • Cómo ser un hombre irresistible para ellas siendo tú mismo
  • Cómo puedes mejorar la confianza y potenciar tu masculinidad
x