Yo también he abusado #yotambien

Comparte este post

Share on facebook
Share on twitter
Share on telegram
Share on whatsapp
Share on email
 
Ayer  leía a decenas de mujeres que conozco compartir en Facebook historias de que habían sufrido abusos y violaciones con los hashtags #metoo #yotambien.
Mujeres muy cercanas compartían experiencias muy personales, cosas que desconocía totalmente y todo esto me ha dado mucho que pensar.
Creo que es un debate muy importante y me gustaría compartir algunas reflexiones e historias personales contigo.
Si todas estas mujeres han sufrido abusos será porque hay muchos hombres abusando de mujeres pero ¿quiénes son?
Yo hablo con muchos hombres y recuerdo muy pocas historias a este respecto, ¿No será que ellos no se han dado cuenta? ¿No será qué piensan que eso que hacen es lo normal?
Por su puesto lo primero que pensé es que eran siempre otros hombres, yo nunca he hecho algo así, yo soy un buen tipo.
Sin embargo, me puse a indagar un poco más y me acordé de un par de historias.

Toqueteos en primaria

Yo fui a un colegio de curas con solo chicos, hasta que a los 10 años las niñas empezaron a ser aceptadas en la escuela.
De repente había 6 chicas cohabitando con nosotros. El interés con 10 años no era muy grande ya que estos nuevos seres no jugaban muy bien a fútbol, bueno había una que era mejor que muchos chicos.
A los 12 años la cosa empezó a cambiar, los pechos les estaban empezando a crecer y nosotros comenzamos a sentir la efervescencia de las hormonas del adolescente.
Empezaron los jueguecitos de toqueteo, te toco el culo y tu me pegas, te toco una teta y tu me dices que soy un guarro. Parecía que eso era lo normal ya que lo hacíamos todos.
Una vez la cosa fue más grave. Una niña sintió que había sido abusada y se lo dijo a un profesor.
El «Petete» como llamábamos a este maestro, le dijo a la chica, a la que llamaremos Amanda, que señalara a todos los chicos que la habían tocado inapropiádamente.
Amanda seleccionó a más de la mitad de la clase.  A mi me dejó sentado lo cual no entendí porque yo la había tocado también.
Recuerdo que pensaba si era porque le había gustado que yo la tocara o es que mis toqueteos habían sido hechos de manera apropiada, en fin un lío para un niño de 12 años.

La educación sobre el abuso

No recuerdo las palabras exactas pero lo que hizo el «Petete» para proteger a Amanda fue poner en evidencia a esos niños y decirles que eran unos guarros.
Llenarlos de culpa y de vergüenza, correr un tupido velo y amenazar que si alguien volvía a hacer eso tendría una notita para casa.
A los chicos nadie nos contó que nos estaba pasando. Nadie invirtió una hora en explicarnos algo sobre las hormonas, o sobre el consentimiento, o sobre la importancia de entender que no significa no, o sobre el respeto a las mujeres.
Allí estábamos nosotros con nuestro cocktail hormonal sin un poquito de información que nos ayudara a capear mejor el temporal y a entender qué estaba bien y qué estaba mal y sobre todo el porqué de todo esto.
A las chicas por su parte nadie les enseñó a decir que NO, nadie les enseñó a que no tenían acceder a nada que no quisieran hacer y a que no tenían que avergorzarse de que alguien intentara abusar de ellas, sino que tenían que decir que no, defenderse y que denunciarlo si la cosa iba a más.

¿Qué es un abuso?

Me pregunto si Amanda cuando ha leído estos días esos hashtags habrá recordado esos hecho. Si quizás algún trauma se creó en aquel momento o si por el contrario, aquello fue el juego de niños que yo pensaba que estaba jugando.
Me pregunto si alguna mujer más en el mundo ha sentido alguna vez que yo estaba abusando de ella.

Lo que tienen que hacer los hombres

Recuerdo cuando tenía unos 15 años, la cosa entre chicos iba de a cuántas chicas «te comías», así se le llamaba besarte con lengua con una chica.
El tema era siempre cómo de lejos eras capaz de llegar con ella. Todos dábamos por hecho, yo el primero, que tu objetivo como «casi-hombre» era ir lo más lejos posible.
Le dabas un beso e intentabas tocarle el culo, si se dejaba seguías hasta las tetas y así hasta que te quedara valor para seguir. Si en algún momento ella te quitaba la mano, tenías que batirte en retirada y cuando se distrajera volver a atacar por otro flanco.
Todo el mundo sabía que así funcionaban las cosas. Tú lo intentabas y ella decía que no, aunque realmente sí quería pero tenía que hacerse la estrecha porque sino lo hacía así dirían que es una golfa o cosas peores.
No se de donde venía esa información pero creo que de todos lados, ¿no era eso lo que se veía en las películas americanas? ¿no era eso lo que te decían los chicos más mayores?
Me pregunto ahora qué pasaría si enseñáramos educación sexual a niños y niñas. ¿Qué pasaría si nos enseñaran a comunicar de una manera asertiva? ¿Sí nos dijeran como expresar lo que queremos y a decir No a lo que no queremos?
Yo he tenido la suerte de aprender estas cosas con más de 30 y estoy profundamente agradecido por ello, pero cuánto sufrimiento me hubiera ahorrado si me lo hubieran enseñado con 13 años.

El consentimiento

Hace  unos meses un amigo cercano fue acusado de violación. En la comunidad dónde estaba de vacaciones todo el mundo decía que él había violado a una chica.
Cuando él se enteró se quedó alucinado y fue a hablar con la chica. Esta le dijo que ella nunca había dicho eso pero que le había contado la historia a su amiga.
La amiga atando cabos había llegado a la conclusión de que eso era una violación.
Finalmente mi amigo y la «victima» aclararon el tema. Básicamente ella había hecho una noche con él algo que no quería y se había sentido forzada.
Él por su parte no se había dado cuenta de lo que estaba ocurriendo. La amiga por su parte, había añadido algunas palabras a todo el relato.
Esa historia nos hizo reflexionar mucho a mi amigo y a mi.
Este hombre no es un violador, de hecho es un Evolucionante con un gran recorrido en sexualidad tántrica y espiritualidad.
Los dos llegamos a la conclusión de que si eso le había pasado a él nos podía pasar a cualquiera así que decidimos empezar a usar una estrategia.

Solo un sí significa sí

Decidimos siempre preguntar, pedir un consentimiento expreso antes de penetrar a una mujer cada vez que estuviéramos con una nueva pareja.
Es decir preguntar ¿quieres que te la meta? o ¿puedo entrar a tu templo?
¿Te parece que eso puede ser una cortada de rollo?
Desde entonces lo he podido experimentar en alguna ocasión y la verdad que se produce algo maravilloso.
La situación es que muchas veces el cuerpo de la mujer puede estar preparado pero no así su mente o su corazón para recibirte.
Con esta pregunta das la opción de pensar y decidir si realmente es un Sí con todo o simplemente estaba siguiendo porque parece que es lo que tocaba o porque no se atrevía a decir que NO.

La única solución es la educación

Esto de preguntar es solo una herramienta que puede servir en determinadas ocasiones.
Vivimos en un mundo que va entre la banalización del sexo y la total censura.
Necesitamos un sistema educativo que enseñe a niños y niñas de qué va todo esto, pero para eso necesitamos profesores que lo entiendan también y para eso necesitamos que toda la sociedad aprenda y exprese qué quiere y cómo lo quiere de mejor manera.
Necesitamos herramientas útiles para relacionarnos mejor, para poner límites o para saber qué es lo que queremos realmente.

¿Y tú que has hecho?

Ánimo a cualquier hombre a reflexionar si alguna mujer con la que ha estado podría acusarle de haber abusado de ella.
Si alguna vez ha hecho algo que no se atrevería a contar en público, pero no para provocar la culpa o la vergüenza como nos hacía sentir el «Petete» sino para entender de dónde viene todo eso y sobre todo qué tipo de hombre quiere ser.
La relación que tenemos con nuestra sexualidad define mucho cómo nos relacionamos con las mujeres y la relación que tenemos con las mujeres define el tipo de persona que somos.
Como hombres necesitamos encontrarnos con otros hombres y hablar sobre todos estos temas para impulsar el cambio que desde hace tiempo vienen liderado las mujeres. Ya ha llegado el momento de dar el cambio y decir #yotambien.
Me encantaría saber que piensas tú sobre este tema, así que puedes dejar un comentario y por su puesto si te gusta puedes compartir el post para que muchas personas, en especial hombres, lo puedan leer.
 
 
 
 
 
 

OTROS POST RELACIONADOS

Beneficios de no masturbarte
sexualidad

Beneficios de NO masturbarse

Supongo que habrás empezado a preguntarte ¿qué pasaría en tu vida si dejaras de masturbarte?, ¿cuáles serían los beneficios de no masturbarse? Buenas noticias, has llegado al post correcto. En este post vas a descubrir que pasa al eyacular, cuáles son los beneficios de no masturbarse, y una práctica de masturbación consciente que seguro transformará

sexualidad

Los 5 hábitos que destrozan la vida sexual de los hombres

“El cambio puede no ser rápido y no siempre es fácil. Pero con tiempo y esfuerzo, casi cualquier hábito puede ser reformado.” El poder de los hábitos, Charles Duhigg Los hábitos gobiernan nuestra vida. Un hábito es el resultado de una acción que repites frecuentemente de forma inconsciente. Un hábito poco saludable trae consecuencias negativas

6 comentarios en “Yo también he abusado #yotambien”

  1. Gracias por este fantástico artículo Fran! (¿Puedo llamarte así? ¿O es demasiada confianza ?)
    Hay días que me desespero, soy humana. A mí también me llamó la atención semejante gilipollez (upss!) porque siempre intento enfocarme en «dar solución» y esa acción ¿en qué nos ayuda a todos?
    ¿Cómo van a evolucionar los hombres (o cualquier persona) si no les inspiramos, abrazamos, acompañamos a que se sientan libres, y sobre todo superen el temible miedo?
    Admiro al Hombre (y la mujer) por todo lo que me ha enseñado del mundo de los negocios.
    Y cuando observo su humildad para crecer «me pone» Yes! #metoo ?
    Podría escribir un artículo pero prefiero darte las gracias a ti y a tu Tribu por vuestro despertar y vuestra contribución.
    Para lo que necesitéis, contáis con mi apoyo y el de muchas otras mujeres despiertas y conciliadoras.
    ¡Emocionada me voy a descansar Fran !

    1. Gracias Ana por el apoyo,
      Creo que para cambiar las cosas es muy importante que permanezcamos unidos y apoyándonos dejando expresarse a todas y a todos.
      Es muy importante ver que todos sufrimos y que hay que cambiar esta sociedad para que sea mejor para todos los seres humanos que en ella habitamos.
      Hacen falta muchas mujeres con tu consciencia.

  2. Hola Ana,
    Yo creo que ha ayudado en algo, en hacernos a muchos conscientes de un problema que está ahí y que es más importante de lo que nos pensamos.
    No creo que se trate de echar más culpa a los hombres encima que ya tenemos bastante pero si nos puede servir para ser mas conscientes y evaluar todos como nos comportamos, no desde el juicio sino desde el amo y la compasión.
    Gracias por tu apoyo

  3. Yo creo que el consentimiento es necesario siempre, no sólo para la penetración. Las mujeres tienen que empezar a corresponsabilizarse de cada paso del avance sexual, si es que están interesadas.
    Es muy cómoda la postura de «si te intereso, insiste», que muchas mujeres (no todas, claro) tienen. Usar el ‘no’ como estrategia de negociación, dando por supuesto que nuestro papel es avanzar e insistir a toda costa. Pues no. Si me dices que no, no te voy a insistir. Fin de la película.
    Aunque la sociedad no lo ponga fácil, los hombres tenemos que aprender a respetarnos y a no colmar de atenciones a quien no se comporta con reciprocidad.

    1. Hola Guillermo,
      Entiendo perfectamente tu postura y muchas veces el papel del hombre es muy difícil porque no tenemos ni idea de lo que se supone que tenemos que hacer.
      Y así vamos, en fin sigamos con este camino de la consciencia y veremos las cosas más claras.
      Aprender a decir que no me parece la asignatura más importante que deberíamos aprender en la escuela primaria.
      saludos

  4. Hola Francisco, que buen artículo!!
    La mayoría de gente no se atreve a decir las cosas por su nombre y tu tienes un blog que habla de nuestras carencias sociales y educacionales abiertamente. Que alegría encontrar gente tan comprometida como tú, es lo que hace falta: que todos tomemos conciencia de cual es la realidad y hagamos algo para cambiarla, hombre y mujeres. Enhorabuena, me encanta tu blog!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Ir arriba

Este sitio web utiliza cookies para personalizar contenido y publicidad, evitar el uso de spam, proporcionar funcionalidades a las redes sociales, analizar nuestro tráfico, etc. Haciendo clic en 'Acepto' consientes el uso de esta tecnología en nuestra web. Para más información consulta la Política de Cookies.