Tener un Bromance: una historia real entre dos hombres

bromance

Comparte este post

Siempre he tenido la tendencia a abrazar a mis amigos, a querer tocarles y a tener el deseo de compartir cosas más profundas emocionalmente.
Sin embargo, pocas veces me lo he permitido por miedo a lo que podría pensar él de mi, o peor aún a lo que yo podría pensar de mi mismo.
Siempre me he preguntado ¿Por qué dos mujeres pueden mostrarse cariño en público y entre hombre está mal visto?
La prueba de esto es lo que me cuesta mucho encontrar para el blog fotos de hombres abrazándose,  de la mano, o mostrándose algún tipo de cariño o de amor.
Hoy quiero compartir contigo la historia de mi Bromance para que veas que sí es posible y así, si lo vives alguna vez no tengas que esconderte, por el contrario, te sientas orgulloso. Puedes clickar en el link si aún no sabes qué es un bromance.

Tener un Bromance a primera vista

Lo nuestro fue amor a primera vista. Nos conocimos en un círculo de hombres.
La historia que Alexander contó era la misma que yo había vivido semanas atrás, compartir el espacio con una mujer que le gustaba muchísimo.
Cuando acabó el círculo me acerque a él y le ofrecí mi casa si necesitaba alejarse de esa chica durante un rato.
Quizás era un poco pronto para ofrecerle compartir la cama conmigo, pero yo nunca había vivido antes un bromance, no sabía cómo funcionaban las cosas. 
La conexión siguió creciendo, conversaciones interminables sobre emociones, apoyo incondicional cuando las aguas de nuestras relaciones se tornaban turbias.
Íbamos a la playa, nos bañábamos desnudos. Yo le hacía coaching a él, y cambio, él me daba masajes.

Bromance entre niños
Los niños ni tienen problemas con esto

Nada puede con el Bromance

Se acabó la temporada en Tailandia y nos despedimos en el puerto. Miré a este hombre me y di cuenta que de verdad le quería y que no sabía si volvería a verlo o si esto quedaría ahí, en un bromance de verano… Bueno, de invierno tailandés.
Sin embargo, la tecnología estaba de nuestro lado. Cada día, durante los siete meses siguientes, los audios de WhatsApp viajaban de Alemania a California, o de Colombia a España.  
El 1 de diciembre, en el aeropuerto de Bangkok, nos volvimos a juntar, y otra vez, durante cinco meses, compartimos experiencias, desafíos, proyectos en común, seguimos creando espacios como el que nos unió, círculos en los que otros hombres se pudieran enamorar brománticamente, compartir y  apoyarse los unos a los otros.

El bromance siempre está ahí

Las parejas vienen y se van, pero él siempre sigue ahí, de manera incondicional. Si dice que va a venir viene. Si hago una tontería me lo dice.
Entre nosotros no hay ningún tipo de atracción sexual. A ninguno de los dos nos gustan los hombres de esa manera. Pero hay todo el amor del mundo; un amor sin condiciones que no busca recibir nada a cambio.
Existe la complicidad para compartir una papaya recién bajada del árbol o beber a medias un coco fresco.
Él lo sabe todo de mí y nunca me juzga. Y, si lo hace, lo comparte conmigo. Aprendo a escuchar con él, a ser mejor hombre y mejor persona.
He superado muchas barreras homófobas, aunque soy consciente de que quedan algunas por derribar.
Desde que está en mi vida, me siento más seguro porque sé que hay alguien con quien puedo contar para la luz y para la sombra siempre, incondicionalmente.
 

bromance
Generando espacios para otros hombres

¿Qué diferencia un Bromance de una amistad normal entre dos hombres?

Cuando me preguntan cuál es la diferencia entre un amigo y un bromance, digo que es la conexión profunda, la capacidad de abrirse realmente y de permitirse amar a otro hombre sin miedo y sin expectativa, así como la posibilidad de compartir el viaje del crecimiento personal y espiritual, no tener que aparentar ni parecer más fuerte de lo que eres realmente.  
Todos los hombres necesitan un bromance.
Si quieres sentirte un hombre completo, búscate un bromance.

Comparte esto con tu bromance.

tener un bromance
Alexander y yo compartiendo el camino del Yoga

OTROS POST RELACIONADOS

Sexo grupal y crecimiento personal y espiritual

Raffaello es profesor de ISTA, la Escuela Internacional de Artes del Templo. Co-creador de su programa de ISTA Partitional Training e imparte seminarios en los 5 continentes. Raffaello nos comenta sobre como el sexo grupal nos puede servir para crecer personal y espiritualmente. ContenidosSexo grupal, ¿a que nos estamos refiriendo?¿Cómo puede el sexo grupal hacerme

tantra y sexualidad
Charla evolucionante

el tantra y la sexualidad plena

Hari Dass es profesor de tantra en tantra y amor consciente. Durante los últimos 10 años ha compartido con miles de personas en talleres por toda España.  En esta oportunidad el maestro a Hari Dass nos cuenta sobre las creencias limitantes en la sexualidad y cómo empezar a transformarlas. También nos habla de la importancia

2 comentarios en “Tener un Bromance: una historia real entre dos hombres”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ir arriba

Este sitio web utiliza cookies para personalizar contenido y publicidad, evitar el uso de spam, proporcionar funcionalidades a las redes sociales, analizar nuestro tráfico, etc. Haciendo clic en 'Acepto' consientes el uso de esta tecnología en nuestra web. Para más información consulta la Política de Cookies.